Museo Riojano de Arte contemporáneo

Comisarios en Sevilla por unas horas

16 sep 2010

El pasado 16 de Septiembre el MURAC participó del curso “Sostenibilidad urbana Creativa” en la UNIA (Sevilla). Después de impartir la conferencia (“El poder de la Marca: la FICCIÓN como ainticuerpo”) repartió un kit con merchansising del museo entre los participantes.

El último día del curso los alumnos debían desarrollar un breve proyecto por grupos como conclusión de los 4 intensos días de ponencias a los que habían asistido. Celia Fernández, Manuel Fernández, Carlos Gonzálezy Luciana Nisizaki decidieron hacer uso de la cinta adeshiva incluida en el kit MURAC. Inspirados por la conferencia se lanzaron a las calles para señalar lo insólito en lo cotidiano y permitir que el resto de los viandantes participaran de la experiencia.

Pasamos a incluir el texto con el que ellos presentaron su experincia a sus compañeros de curso. No solo por el orgullo de ampliar la colección del museo, sino también, y sobretodo, por la satisfacción de observar de primera mano la respuesta directa y entusiasta del proyecto y su capacidad de implicar a creadores venidos de la arquitectura. Sin duda es un ejemplo de la variada combinación de visiones sobre el espacio urbano que se concentraron en el curso y las sinergias creadas durante el mismo.
Desde el MURAC deseamos que su poso deje huella y rastro visible en el futuro.

Comisarios del MURAC por unas horas.
_Yo me expreso
_Tu te expresas
_Nosotros nos expresamos

El espacio público hoy en día se encuentra muy regulado, es cada vez más un lugar de paso y las posibilidades de participación en el mismo por parte de la ciudadanía son casi nulas. Partiendo de esta realidad nuestro principal objetivo es expresarnos y dejar que las personas se expresen libremente en el espacio público al menos durante unas horas. Para ello utilizamos parte del kit MURAC y nos ponemos en acción.

Comenzamos en la Cartuja marcando con una cruz un pavimento en mal estado. Uno de nuestros compañeros se apropia de parte del espacio delimitándolo y escribiendo “MÍO”. Destacamos zonas con basura con un “NO” y con un “SI” el paisaje que disfrutan unas chicas al atardecer. Utilizamos un símbolo de interrogación para registrar una foto de un niño que encontramos tirada en una zona de aparcamiento. También nos apropiamos de parte del aparcamiento de Sevici por unos momentos.

En Avenida Torneo dentro de un espacio que funciona como lugar de paso de grandes dimensiones, marcamos parte del territorio, cercándolo y escribiendo en el pavimento “VACÍO”. ¡Allí unos chicos se acercan por curiosidad y uno se ofrece a ayudarnos! Otros miran o simplemente ignoran el cambio, a pesar de tener que rodear la zona caminando o en bicicleta. También destacamos con un “NO” una valla que tapa las visuales al río y mostramos un hueco en la misma por el que se puede pasar al otro lado, supuestamente prohibido.

Nos hemos expresado y entonces queremos que “tú te expreses”.

Vamos a la Alameda de Hércules. Una chica se ata a un árbol. Un chico se queja de la limpieza y marca lo que encuentra y no le gusta. Una joven a la que le gusta la Alameda se anima y dibuja un corazón para estar con su familia. La gente alrededor se queda mirando. A otro chico no le gusta la comisaría de policía que está detrás y lo manifiesta. Un grupo de bellas artes quiere música en la Alameda y otro grupo no quiere que pasen los coches por allí. Un joven decide esposarse. Otro comienza un “No” sobre el mobiliario urbano. Otro decide dibujar un helado porque asocia la Alameda con el verano. Finalmente un grupo de amigos decide “precintarse” para estar más juntos.

Por fin una oportunidad para expresarnos en el espacio público aunque sólo durante unas horas. Después de esta acción nos preguntamos ¿cómo serían nuestras calles, plazas y parques si tuviéramos esta oportunidad todos los días? ¡Quizás es simplemente una cuestión de animarse!

Te puede interesar...

Volver Arriba

¿Tú qué opinas?

Recuerda que todos los campos son obligatorios *